Voluntarios de Coopeguanacaste, R.L. llevan servicio eléctrico a humilde familia de Santa Ana de Nicoya

Doña Carmen Obando Matarrita  una adulta mayor quien vive con su familia en una humilde casita en Santa Ana de Nicoya,  podrá contar ahora con servicio eléctrico gracias al  aporte de Coopeguanacaste, R .L. y al trabajo voluntario de once colaboradores de la cooperativa quienes con gran esfuerzo brindaron su tiempo y conocimientos  para realizar la instalación eléctrica interna que permitió a esta familia vivir mejor.

Este sector de la comunidad de Santa Ana de Nicoya  fue beneficiado con el acceso a la electricidad pues Coopeguanacaste, R.L. construyó en el 2016,   una línea eléctrica de 1700  metros con una inversión  de  más de 16 millones  de colones,  como parte de los proyectos de electrificación rural que impulsa para dotar de servicio a zonas de difícil acceso y en condición de vulnerabilidad.

El proyecto fue desarrollado por Coopeguanacaste, R.L.  y contó con el esfuerzo de colaboradores de la hermana cooperativa EMC- Coweta Fayette de Atlanta, Georgia, Estados Unidos quienes brindaron su trabajo en la construcción de esta línea,  que benefició a cinco familias quienes de otra forma no hubiesen podido contar con acceso al servicio.

Aún con este proyecto en que Coopeguanacaste, R.L. construyó la infraestructura eléctrica para sacar del aislamiento a esta comunidad, la familia de Doña Carmen -dada su condición de recursos  económicos limitados – no pudo conectarse a la red eléctrica al no poder asumir los costos de la instalación eléctrica de su vivienda ni el del medidor y materiales que se requieren.

En la casita con Doña Carmen  vive una hija con discapacidad, un hijo que trabaja de forma  ocasional de jornalero,  su esposa, un  hijo de la pareja con discapacidad y otros cuatro hijos menores,  tres de los cuales, con muchos sacrificios van a la escuela y al colegio.

Las limitaciones de la familia, se agravaban por su falta de servicio eléctrico, ya que  apenas contaban con un pequeño panel solar que les permitía tener escasa iluminación. 

Colaboradores de Coopeguanacaste  conocieron de estas condiciones tan difíciles  y esto los movió a organizarse y crear un grupo para conseguir los materiales que la familia requería y realizar el trabajo de forma voluntaria.

Empezaron a tocar puertas, siendo la primera la gerencia general de Coopeguanacaste, R.L. a través de la cual se lograron conseguir los materiales cuyo aporte entre: medidor, caja de breaker, bombillos, apagadores, cable eléctrico y otros materiales ascendieron a los 588 000 colones.

Una vez con los materiales, el grupo de voluntarios de Coopeguanacaste, R.L. : Ronier Bolaños Aguilar, Dennis Matarrita Villarreal, Jonathan Díaz López, Audi Zúñiga Vargas, Greivin Gómez Alvarado, Deyner Vega Angulo, Carlos Rivas García, Eduardo Ortiz Valladares, Maikol Baltodano Martínez, Wilser Contreras Chavarría y Ricardo Reyes Rosales pusieron manos a la obra y el domingo 4 de junio anterior,

En su día de descanso, cada uno de ellos entregó no solo su esfuerzo y  conocimiento técnico sino una alta dosis de amor y servicio para con las personas que más lo necesitan.

Según Deyner Vega,  uno de los promotores del grupo de voluntarios:  “Cuando los gringos terminaron la línea. En navidad les enviaron juguetes y ropa. Entonces nos surgió la pregunta: “si hay ayuda para esta gente desde afuera, cómo no vamos a ayudar a nuestra gente nosotros mismos?”

Él también reconoce que: “Gracias a Dios nosotros tenemos un trabajo estable no tenemos tantas necesidades..”

Según coincidieron los voluntarios, todos volverían a actuar de la misma forma al encontrar otra familia urgida de ayuda.

“La señora no paraba de hablar. Estaban asustados porque veían muchos carros, eran 11 personas. Pero estaban felices y agradecidos pues saben que eso les va a cambiar la vida” recordó Dennis Matarrita uno de los voluntarios.

Doña Carmen y su familia aún tienen muchas necesidades, no cuentan con ningún electrodoméstico para conservar sus alimentos, para cocinar... No tienen servicios sanitarios, no tienen camas y la vivienda no tiene las condiciones mínimas.

Los voluntarios en esta causa, solicitan apoyo para continuar llevando alegría y esperanza a la familia.

Deyner Vega explicó que hay otros colaboradores de la cooperativa que  se le han acercado para ver cómo puede integrarse a este grupo.

 Este grupo de voluntarios quienes fueron de las palabras a los hechos, reconocen que aparte de la labor que se hace diariamente., el lema: “Trabajamos para usted” que llevan impreso en su camiseta de trabajo, implica el  hacer más…

Según sus propias palabras: “debemos  dar más,  es nuestro compromiso con la gente, nos debemos a otros con menos oportunidades y dar amor sin ver a quién y sin pedir nada a cambio.”